Hace mucho tiempo los centros comerciales dejaron deser un sitio para ir solamente a comprar ropa o a cine. Ahora
ofrecen desde piscinas de pelotas, hasta carros eléctricos para los niños.

Ver Estudio

Compartir