El consumidor no siempre es el mismo. Factores externos, como el avance de la tecnología; o internos, como la transformación de sus necesidades, hacen que esa persona que se dirige a un punto de venta o abre una aplicación para comprar un producto o servicio cambie de parecer de un momento a otro.

Compartir