La llegada de tiendas como D1, Ara, y Justo & Bueno ha venido cambiando el comportamiento de los consumidores colombianos. Antes, los compradores preferían marcas reconocidas, sin embargo, entre 2017 y 2018 hubo un salto en los métodos de compra y los consumidores prefirieron las marcas menos conocidas, pero más económicas.

Compartir